Todos somos uno, como…

LAS RAYAS DE UNA CEBRA